CUENTOS INFANTILES Y RECURSOS GRATUITOS PARA NIÑOS HISPANOPARLANTES

LOS ANGELES DE NUESTRA MONTAÑA
Historia del Monte Saint-Hilaire, Quebec, Canadá

Kees Vanderheyden
Traducción del francés: Mirta Beatriz Moure

Un día, un pequeño ángel de abeto de Navidad se extravió en la montaña de Saint-Hilaire. Su historia tuvo un final tan maravilloso como merece ser relatado en la época de las Fiestas.

 
 
 

El ángel había sido olvidado sobre una roca gruesa cerca del lago Hertel, algunos días después de Navidad, por la pequeña Emilia, que había ayudado a su mamá a deshacer el árbol de Navidad. Ella encontraba al ángel, al que llamaba Angelito, muy hermoso con sus pequeñas alas transparentes, su vestido plateado, sus rizos colorados de trigo y sus ojos azul cielo. Emilia estaba inconsolable por la pérdida de su Angelito y también con  la pena que ella creía que tendría su mamá. Por desgracia, la nieve pronto había cubierto al pequeño ángel, cuyas alas se habían hecho de hielo. Pero Angelito afortunadamente no tenía frío, porque los ángeles jamás tienen frío. Igual que los ángeles que vestían los abetos de Navidad.

Durante el sueño largo del invierno el ángel soñaba con tristeza con el bello abeto de Navidad. Había tenido el sitio de elección, arriba en la cumbre del árbol. El abeto estaba inmerso en el pedazo de mil pequeñas luces y fue mecido por la música dulce de las Fiestas. ¿Acaso este tiempo maravilloso volvería un día?

El sol caliente de la primavera que hace renacer las flores y las plantas había hecho, además,  un pequeño milagro. Había deshelado no sólo las alas del ángel sino también insuflarle una brizna de vida. Angelito había podido despegar con las aves de la primavera.

Qué felicidad para un ángel que siempre había sido atado en la cumbre de un abeto o escondido en una caja de cartón. Luego, cual sorpresa al descubrir que sobre la montaña había unos pinos y abetos mucho más bellos y más altos que el del salón de Emilia.

Angelito se instalaba por turno sobre los abetos gigantes. Entonces el pequeño ángel tuvo una idea audaz que hizo saltar su corazón de algodón. ¿Por qué no organizar una fiesta de Navidad aquí sobre la montaña con los bellos abetos que crecían por todas partes?

Pero la montaña era bastante más grande que el salón de Emilia. Pues, había que encontrar a otros ángeles para instalarse sobre todos los abetos y los pinos. Entonces Angelito comenzó su reclutamiento en las ciudades y el pueblo alrededor del Monte Saint-Hilaire. Consiguió visitar centenas de graneros y llamar a innumerables ángeles que se encontraban encerrados en las cajas de decoraciones de Navidad.

Los ángeles de todo tamaño y de todo color quedaron encantados de dejar sus escondites para ir a la montaña a preparar una gran fiesta de Navidad. Ellos y ellas, todos,  encontraron un bello pino y un abeto de donde se veía la montaña con sus cumbres y el gran espejo del lago. Los árboles estaban orgullosos de tener visitadores alados tan elegantes y las aves al principio se pusieron un poco envidiosas. Pero los ángeles eran discretos y no desarreglaban los nidos de las aves.

Pero, los arces y las hayas estaban tristes. No tenían ángeles para decorar sus cumbres.
"¿Por qué nosotros siempre somos olvidados durante tiempo de las fiestas? Son siempre los mismos, los abetos y los pinos, que se hacen decorar y admirar. ¡Esto no es justo! "

Los ángeles, que tienen la  tarea de llevar felicidad a los vivientes y velar para que todos ellos sean tratados justamente, se consultaron.
" ¿Cómo podemos incluir los arces y las hayas en la gran fiesta de Navidad? "

Esto no era fácil, porque los ángeles no podían instalarse sobre las pequeñas ramas de las cimas a riesgo de caerse. Los abetos y los pinos tenían cumbres puntiagudas. Era muy práctico.

Entonces el ángel de Emilia  tuvo una idea luminosa.
"Mis amigos, hay también  estrellas de Navidad. Pueden instalarse dondequiera en los árboles ".

La idea no era tonta. Entonces el ejército de los ángeles de abetos decidió regresar a los graneros de la región para despertar allí a las estrellas que también habían embellecido los árboles de Navidad. Fue un éxito monstruoso. Los ángeles desalojaron un nubarrón de estrellas que orgullosamente se instalaron en los arces y las hayas.

Cuando ángeles y estrellas se practicaban para ver el efecto, las cimas de los árboles de la montaña parecían cubiertos de una pequeña nieve chispeante. Era maravilloso y todo el mundo era feliz o casi. Los ángeles y las estrellas que habían vivido con felicidad en numerosas Navidades en los hogares de la región, encontraban que faltaba algo importante: la música. ¿Dónde ir a buscar la música?

Las aves estaban bien dispuestas a cantar, pero la inmensa mayoría, acostumbradas a pasar el invierno en el sur, no tenían ganas de pasar el invierno sobre la montaña para darle el gusto a los ángeles.

Entonces el viento, que visita la montaña en toda temporada, se ofreció para hacer su parte y para soplar en las ramas, unas veces despacio, y otras mucho más fuerte para hacer un género de pequeña música. Los pájaros Paros y los  Azabaches Monos que se quedan sobre la montaña en invierno, ofrecieron prestar sus voces. En la práctica, el efecto no era muy impresionante. Afortunadamente el viento, gran viajero, sabía que había lugares donde las familias acudían a encontrar la verdadera música de Navidad: los estacionamientos de los centros de compras. Traerían los aires de las Fiestas para completar la gran celebración.

"¡Oh, qué desgracia, exclamó el ángel de Emilia, no hay regalos bajo los árboles! No hay verdadera Navidad sin regalos para todo el mundo ".

Los ángeles, las estrellas y el viento se miraron. 
" Es un problema serio. ¡Sin regalos no hay fiesta! ".

Pulsa aquí para leer la PAGINA 2/2 de este cuento

MAS "ESPAÑOL / CUENTOS DE NAVIDAD"   |   FORO   |   INICIO