CUENTOS INFANTILES Y RECURSOS GRATUITOS PARA NIÑOS HISPANOPARLANTES

EL AGUJERO NEGRO

Alicia Molina (Escritora Mexicana)

UN DUENDE
VERDE

 
 
 

Camila se pasó la tarde descartando ideas, pues su mamá era capaz de perder casi todo lo que la niña podía imaginar.
Decidió descansar de pensar, y subió a preguntarle a su mamá si quería que hicieran juntas unas galletas, pero la encontró muy ocupada buscando uno de sus aretes nuevos.
Mientras estaba esperando, acostada, mirando al techo y sin pensar en nada, se le ocurrió una idea: ¡Claro! ¡Cómo no se le había ocurrido antes! Le regalaría una lámpara, pero puesta, colgada del techo. Eso sí no lo podía perder. Las lámparas de la casa estaban ahí hace muchísimo tiempo y la de su mamá ya estaba bien desteñida.
Camila recordó que en el armario de su cuarto había una pantalla vieja. La pintaría, le pondría flores y cintas de colores, quedaría preciosa. Sí, definitivamente era una buena idea.
Cuando su mamá se cansó de buscar su arete, tuvo que hacer las galletas sola porque Camila estaba ocupadísima buscando y rebuscando en el armario.
La pantalla la encontró enseguida, pero necesitaba cintas de colores, pegamento, flores de papel... Pensó que podía hacer una mariposa, pero no, mejor usaría su colección de flores secas para cubrir las manchas que tenía la pantalla. Estaban en el último cajón. Cuando lo abrió, ella y esa "cosa" se sorprendieron tanto que se quedaron encantados, pero como en el juego de encantados, sin poderse mover. La primera que se repuso fue Camila.
—¿Cómo te llamas?; ¿quién eres?
—Me llamo lo que soy —dijo esa cosa, y sonrió enigmático.
—Entonces te llamas Duende Verde —se rió, divertida, la niña.
—Una niña lista —refunfuñó el duende—. ¡Lo que me faltaba!
—¿Te llamas Duende verde malhumorado?
—Eso no —dijo el duende—, no siempre estoy malhumorado, sólo cuando me encuentro con una niña lista y eso no me ha pasado desde hace como 23 años.
Camila tomó con mucho cuidado al duende verde y lo puso sobre la palma de su mano. Tenía la cara verde, las manos verdes, el traje verde, un gorro verde y unos ojos pequeñitos y amarillos.
—Oye, no me mires así, no soy un bicho raro —le reclamó desde la palma de su mano.
—Discúlpame, pero como nunca en mi vida había visto un duende verde de verdad, me pareces un bicho un poquito raro. ¿Qué haces aquí? —se atrevió a preguntar.
—Yo estaba aquí antes de que tú llegarás, desde hace 23 años y no precisamente por mi gusto. La que tiene que explicar qué hace aquí eres tú. Tú acabas de llegar.
—Sí —repuso Camila— pero éste es mi cuarto, aquí vivo, aquí duermo, aquí hago la tarea y aquí, en este cajón, guardo mis flores secas.
—Ah, tú eres la de las flores secas... huelen bien, pero demasiado, ya estaba pensando en mudarme de cajón.
—Oye, pero cuando yo guardé mis flores tú no estabas aquí.
—Ah, sí —explicó con naturalidad el duende—, debo haber estado en el agujero negro.
—¿En el agujero negro? —se asombró Camila.
—Sí, claro, el agujero negro pero, tú ¿qué estabas buscando aquí?
—Yo buscaba un regalo para mi mamá pero ya lo encontré, ¡le vas a encantar!
—¿Yo? —preguntó el duende, y su voz se oía angustiada.
—Si, tú. No creo que haya un regalo más bonito que un duende verde encantador. Te meteré en un frasco y te pondré un moño precioso.
Entonces sí que el duende se puso malhumorado y empezó a chillar.
—No, no, no, con tu mamá no, mátame, tírame, guárdame para siempre en el cajón de las flores, pero, por favor, no me vayas a regalar con tu mamá.
Camila intentó convencerlo.
—No chilles así, mi mamá es muy divertida, ya verás, te va a querer mucho.
—Eso ya lo sé —ahora la voz del duende sonaba desolada—: pero me va a perder.
—¿Cómo lo sabes? —se sorprendió Camila.
—Porque ya me perdió, tonta.
—¿Ya te perdió?, ¿cómo?, ¿cuándo?
—Me perdió hace exactamente 23 años, 2 meses, 1 semana, 2 días, y cuarenta y cinco minutos —dijo el duende sacando su diminuto reloj.
—Pero, ¿cómo te perdió? —insistió la niña, llena de curiosidad.
—Como pierde todo. ¡Sin darse cuenta! Mira, yo vivía muy contento en la casa de muñecas con el duende rojo, el duende azul, el amarillo, el púrpura, y el duende a rayas, que son mis hermanos. Un día, tu mamá me guardó en su mochila para llevarme a la escuela. Quería que sus amigos me conocieran. Ah, pero no podía esperar a la hora de recreo, ¡qué va! En plena clase empezó a enseñarles a este bicho raro. Entonces la maestra gritó: "¿Qué tienes ahí?" Tu mamá dijo "nada" y me guardó en su calcetín.
—¿Y luego?
—Luego se le olvidó y así es como fui a dar al agujero negro.
—¿Qué es el agujero negro?
—Eso, un agujero negro, un hoyo oscuro donde van a dar todas las cosas cuando tu mamá las pierde.
—Y tú, ¿cómo saliste de ahí?
—Le hice un agujero al agujero.
—¿El agujero tiene un agujero?
—No —respondió satisfecho—: ahora tiene un nudo.
—Y ¿ahí está todo lo que mamá ha perdido?
—Sí, todo menos yo, ah, y este arete que apenas llegó en la mañana.
Ahora sí que Camila no lo podía creer.
—Pero si ha estado como loca buscándolo todo el día. ¿Cómo lo tienes tú? —El arete que acababa de descubrir desapareció como por arte de magia.
—Mira, dejó de buscarlo —dijo el duende—; otra cosa más que olvida y se va al agujero negro.
Camila pensó entonces que no era tan buena idea regalarle el duende a su mamá. Ahora sí se le había ocurrido una idea genial.

Pulsa aquí para leer la PAGINA 3/8 de este cuento

MAS "ESPAÑOL / CUENTOS MODERNOS"   |   FORO   |   INICIO